>

El momento en que nace toda la confianza

Toda la confianza nace en un momento pequeño, fugaz, fácil de perder. Estos momentos suceden cientos de veces al día. Las personas seguras se han enseñado a sí mismas a (1) detectar estas oportunidades, y (2) una vez detectadas, para dar a luz a su confianza.

Toda la confianza no es fija, pero está en un constante estado de fluctuación. La traducción de confianza siempre sube y baja. Esto es normal. Todo lo que te sucede cada segundo de cada día mueve tu confianza hacia arriba o hacia abajo, lo que provoca esta fluctuación.

Usted habla consigo mismo las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana. Es probable que se haya acostumbrado tanto a esta charla interna que ni siquiera se da cuenta de que está sucediendo. Pero escuchar lo que tu voz interior te dice es fundamental en tu búsqueda de confianza.

Tristemente para la mayoría de nosotros, esta voz interna es negativa, temerosa e insegura, en otras palabras, no confiada. Te arrastra hacia abajo hasta que eres inseguro. Incluso las personas más seguras tienen momentos en los que esta voz interna es negativa, y esto les da confianza. También hay varias citas de confianza para ayudarte.

El secreto de la confianza es:

1 – No es un trato de una sola vez. No solo te vuelves confiado una vez, y eso es todo para la vida.

2 – La confianza se compone de todos los segundos de tu vida. La confianza se compone de los 86,400 segundos en cada uno de sus días.

3 – Cuantos más segundos en tu día tengas confianza, más seguro estarás.

El secreto para tener más confianza en la traducción es garantizar que trabajes para asegurarte de que te sientas seguro durante tantos segundos al día como sea posible.